Entradas

El gobierno provincial, Omar Perotti, se enfrenta a un dilema clave en medio de la pandemia.

El aumento de casos positivos de Covid-19 amenaza los planes de levantar las restricciones impuestas por 14 días que vencen este viernes. Mientras el sector de la salud, tanto privados como asesores, le piden prorrogar la medida ante la capacidad al límite del sistema, del otro lado la actividad económica podría complicarse aún más si no vuelve al ruedo.

Los expertos sanitaristas que aconsejan al gobernador se inclinan por no abrir más actividades. Incluso, la impronta que han demostrado médicos, terapistas y demás personal de  salud privado, se ha profundizado estos últimos días al remarcar que la atención está al límite y cualquier aumento de casos producirá el desborde.

Tal es el caso de la Asociación Médica de Rosario que emitió  un comunicado y un fuerte spot como forma de concientizar y exponer la problemática.

Durante los últimos 10 días las camas críticas llegaron a un máximo de ocupación, y hoy en día es un puñado de lugares libres para ocupar. Por eso piden una prolongación por lo menos una semana más para amesetar la curva epidemiológica que por ahora no llegó a mejoras significativas.

La otra pata de este dilema que tiene en sus manos Perotti es sobre lo económico. Hay quienes plantean que un endurecimiento podría derivar en actitudes rebeldes complicado. De hecho ya se ven personas en la vía pública por fuera de todas las restricciones y prevenciones remarcadas.

Por ello, apuestan a habilitar algunas actividades y rubros, apostando al aire libre, con los protocolos ajustados. El sector gastronómico es el que mayor impulsa una reapertura por miedo a tener que bajar las persianas.

La Asociación de Médicos de la República Argentina (Amra) salió en defensa del médico Marcelo Palau, a quien quieren echar de Cañada del Ucle –a 120 kilómetros de Rosario– porque tiene coronavirus. El sindicato, al que pertenece el propio Palau, anticipó que van a pedir que en esa localidad no haya más profesionales de la salud.

Sobre esto, el Sindicato denuncia que lo ocurrido en Cañada del Ucle con el médico del Samco es un “linchamiento social”.

“Lo que está pasando con ese médico de Cañada del Ucle es un linchamiento social. Un espanto. Nosotros vamos a apoyarlo en todo y creo que ningún médico tiene que ir a trabajar más ahí. Vamos accionar defendiéndolo con abogados. No se merecen un médico”, expresó Sandra Maiorana, secretaria general de Amra Rosario, quien en explicó que el profesional “como su familia están bajo un escarnio público con esas reacciones sociales más las reacciones de los empleadores. Hay un destrato muy importante”.

“Es una especie de inquisición lo que está pasando con los médicos. Toda su vida trabajó ahí, nunca tuvo vacaciones y no se podía ir los fines de semana porque el pueblo quedaba sin médico”, agregó Maiorana en diálogo con LT8.

Sobre la situación compleja que se vive en la pandemia y las necesidades laborales consideró: “Los médicos están exponiendo su vida y la de sus familias y encima se los considera culpables de todo. Hoy somos las brujas de la inquisición”.

“El sector médico no da más. Se está planteando en qué puede trabajar para no trabajar más en medicina. Los tiempos en estos momentos son duros. Este miércoles 19, el mismo día que el gobierno provincial decidió abonar el bono de 3 mil pesos, vamos a volver a estar de paro, estamos pidiendo la apertura urgente de la paritaria salarial con un aumento acorde a la inflación y por el riesgo de morbimortalidad que tenemos los trabajadores de la salud. La medida de fuerza será sin concurrencia a los lugares de trabajo con mantenimiento de las guardias mínimas”.