Entradas

Los enfermeros del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez difundieron una carta pública en la que expusieron la difícil situación que atraviesan en esta pandemia de coronavirus. Los trabajadores de la salud dicen que se han precarizado las condiciones laborales y que el efector “está desbordado” por la llegada de pacientes Covid-19 y con otras patologías”.

Este es el texto completo del comunicado:

“Está nota es simplemente para poner a la comunidad toda en conocimiento de lo que estamos pasando en estos momentos de pandemia los enfermeros de Heca, el hospital más reconocido de la región, al que todos queremos y sentimos orgullo de pertenecer, pero la realidad que que vivimos hoy en día entristece nuestro accionar diario.

Cómo se viralizó en un vídeo que compartimos, hoy en día estamos agotados, agobiados, nos sentimos desprotegidos, desvalorados. No es que no tenemos elementos de protección, los tenemos, pero no son de una calidad óptimas para hacer frente a los enfermos de covid, batas que no son hemohidrorrepelentes ya que después de los lavados continuos pierden esa propiedad, y muchas veces tenemos que llamar a nuestras supervisoras para que repongan material ya que nos quedamos sin el, sobre todo en turnos alejados.

Los barbijos N95 te lo dan, uno por mes, bajo firma y ficha archivada, como si no fuera un elemento indispensable, que no podemos trabajar sin ellos. Y así muchísimas cuestiones más que hacen a nuestro trabajo, falta de sábanas, falta papel para secarnos las manos porque no se repone, es un renegar continúo con los insumos.

El hospital en este tiempo está desbordado de pacientes covid y otras patologías ya que somos un hospital de emergencias y trauma. Pero también es de público conocimiento que al principio de la pandemia se licenciaron muchos colegas por factores de riesgo, ahí ya nos vimos resentidos, las guardias se cubrieron generando muchas horas extras. Pero también es sabido lo mal pago que estamos, que la mayoría tiene pluriempleo y en ese contexto fueron cayendo muchos colegas más, infectados, con aislamientos preventivos por contacto estrecho, patologías derivadas del estrés, la falta de descanso, ya que tenemos suspendidas las vacaciones y hay compañeros que hace mucho más de un año que no gozan de ellas.

Han ingresado colegas en este tiempo, fueron pocos y con contratos que dejan mucho que desear. Nosotros damos todo, ponemos la vida y el alma en esto, somos enfermeros por elección, amamos nuestra profesión y luchamos por ella, pero sentimos que estamos solos, que no somos escuchados, que nuestros reclamos no son tenidos en cuenta. Y no estamos solos. Detrás nuestro hay familias, hijos, parejas, amigos que también sufren por nosotros.

Hoy Enfermería dice basta, necesitamos ser valorados como los profesionales que somos. Necesitamos re composición salarial, recategorización, asignaciones familiares como la gente, reconocimiento del área crítica, del trabajo nocturno. Enfermería está las 24 hs con el paciente, los 365 días del año. No tenemos feriados, fiestas días de la madre, del padre, siempre estamos al pie del cañón.

Llegó el momento del reconocimiento y nadie nos va a callar, no estamos mintiendo, estamos diciéndole a la sociedad lo que nos pasa y no le tenemos miedo a nadie, ya que después del vídeo que subimos a las redes hemos sido amenazados con sumarios administrativos porque según el sistema estamos mintiendo. No señores directivos, señores del sindicato, señor secretario de salud pública Enfermería no miente, lo que pasa.es que no nos callamos más”.

Un trabajador municipal, que se desempeñaba en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), murió este viernes tras haber contraído coronavirus. El paciente, de 60 años de edad, se encontraba de licencia por sufrir una enfermedad preexistente.

Este jueves, Rosario había registrado el fallecimiento de 3 personas, y la provincia así acumulaba un total de 26 víctimas fatales de covid-19 desde que comenzó la pandemia.

Daniel Rodríguez, de 60 años, trabajaba en la oficina de servicios generales del Heca realizando tareas administrativas, pero del comienzo de la cuarentena obligatoria, en marzo pasado, comenzó a realizar sus actividades desde la casa.

Por lo tanto, el trabajador no se contagió de coronavirus en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez.

El HECA en emergencia

«La situación en el hospital es muy crítica», aseguró Alejandro Parlante, delegado del HECA, y agregó: «La falta de hisopados, la entrega por cuentagotas de elementos de protección personal y la falta de nombramientos -entre otros motivos- no sólo expone a trabajadores y pacientes, también pone en juego el funcionamiento del hospital».

Según comentó el referente del MST, después de 5 y 6 días de internación se detectó que dos pacientes tenían coronavirus y recién ahí se tomaron las precauciones necesarias. «A la primera paciente internada en coronaria recién se la hisopa por exigencia de otro hospital (el Centenario) donde iba a ser trasladada para la colocación de marcapasos. El otro caso corresponde a una internación para una cirugía programada. Se la interna en una sala general, pasa por quirófanos y durante su estadía en terapia intensiva presenta síntomas, y recién ahí se diagnostica», señaló.

Para evitar el futuro contagio de compañeros, Parlante le solicitó que las autoridades sanitarias que brinden provisión a granel de elementos de protección personal de calidad, que se hagan testeos masivos y periódicos al personal de salud y apacientes internados y el nombramiento de personal necesario (con plenos derechos, sin precarización).

Hasta el momento, tres trabajadores del Heca fueron contagiados de coronavirus y más de 30 compañeros fueron aislados.