Entradas

La jefa de la fuerza, Emilce Chimenti, confirmó que los agentes separados cumplirán tareas desde sus casas y sin el arma reglamentaria. Pero detalló que son menos del 5 por ciento del total.

Desde la Policía de Santa Fe confirmaron este lunes que aquellos agentes que no tengan el esquema completo de vacunación contra el coronavirus serán retirados de las calles y cumplirán tareas administrativas domiciliarias, sin poder portar su arma reglamentaria. Pero aclararon que son un porcentaje mínimo del total.

La jefa de la fuerza provincial, Emilce Chimenti, detalló que “quien no tenga las dos dosis, hará teletrabajo en su domicilio”, en una medida “consensuada en la plana mayor” de la fuerza ante el nuevo pico de contagios de covid-19.

“Necesitamos que todo nuestro personal esté vacunado para –entre otras tareas– exigir el pase sanitario. Los riesgos son mayores cuando alguien no está vacunado y esto hace que resguardemos al personal y también a las personas con las que interactúan”, señaló la comisaria en un audio difundido a la prensa que confirma las versiones mas tempranas.

Luis Chocobar, el policía bonaerense acusado de matar a balazos al delincuente Juan Pablo Kukoc que atacó a puñaladas a un turista estadounidense en 2017 en La Boca, fue condenado a dos años de prisión en suspenso y cinco años de inhabilitación.

“Le agradezco a la gente que está acá conmigo”, dijo el oficial de la bonaerense al salir de los tribunales.
“Se equivocaron y fallaron en contra de las pruebas de la causa”, dijo el abogado Fernando Soto. 

La audiencia comenzó a las 10 de la mañana con las últimas palabras del efectivo antes del veredicto. Ante el Tribunal Oral de Menores (TOM) 2, ubicado en avenida Comodoro Py 2002, Chocobar afirmó: “Cumplí con mi deber y espero que Dios los ilumine”.

La fiscal de juicio, Susana Pernas, había pedido para Chocobar tres años de prisión en suspenso y seis de inhabilitación para ejercer sus funciones, al considerar que se trató de un “homicidio agravado”, pero cometido con “exceso en el cumplimiento de un deber”.

En tanto, Pablo Rovatti, quien representa a la madre de Kukoc y es integrante del Programa de Asistencia y Patrocinio Jurídico de Víctimas de Delitos de la Defensoría General de la Nación, solicitó en su alegato prisión perpetua para el policía, al considerarlo autor de un “homicidio agravado por haber sido cometido por un funcionario de policía con abuso de sus funciones”.

El 8 de diciembre de 2017, el turista estadounidense Frank Wolek (60) caminaba por el barrio de La Boca y poco antes de llegar a la calle Caminito fue sorprendido por dos delincuentes que le robaron su equipo de fotografía.

En ese momento, uno de los asaltantes, Juan Pablo Kukoc, lo apuñaló una decena de veces en el pecho y lo dejó gravemente herido. Luego, escapó del lugar caminando.

A unas pocas cuadras, el joven fue interceptado por dos personas que habían visto el ataque y Chocobar, que en ese momento que era Policía Local de Avellaneda, se identificó y le pidió que se detuviera. El joven no lo hizo, intentó escapar y el efectivo disparó y mató a Kukoc de un balazo en la espalda.

Un peritaje realizado por expertos de la Policía Federal reveló que la bala que disparó el policía y mató al ladrón primero rebotó en el asfalto, lo que para su defensa demuestra que no apuntó a matar, sino a las piernas.

El ministro de Seguridad de la provincia sostuvo que los proyectos de Seguridad Pública y Reforma y Control Policial demandarán «entre dos y cuatro años» de implementación si se convierten en ley, pero que serán «para las próximas décadas». «No hay nada que no pueda ser abordado o discutido», dijo sobre el debate legislativo que se viene.

Luego de que el viernes el gobernador Omar Perotti enviara a la Legislatura provincial el paquete de leyes que impulsa Marcelo Sain, este lunes el ministro de Seguridad defendió los proyectos, de los que dijo que son «un conjunto de piezas que queremos que sea la gran reforma de la democracia santafesina«.

En una conferencia virtual con periodistas de toda la provincia Sain insistió con que las normativas actuales son «rústicas» y que lo que plantean son herramientas para, por ejemplo, contar con información a través del Observatorio de Seguridad Pública, de la encuesta de Victimización y del Censo Policial.

En ese sentido, puso especial énfasis en un capítulo dedicado al bienestar de los efectivos. «Somos un gobierno peronista y nos importa darle sentido laboral a la Policía«, expresó.